Desde la generación de la posguerra hasta la del milenio, los adultos estadounidenses dicen que los lugares públicos son muy ruidosos.  

Los lugares públicos ruidosos hacen a todos, independientemente de su generación, temer más la pérdida auditiva y disfrutar menos de las actividades de esparcimiento  

(Rockville, MD – 3 de mayo de 2017) Una nueva encuesta nacional [PDF] efectuada entre los adultos de los Estados Unidos y publicada hoy indica que a un porcentaje considerable de los estadounidenses les preocupa que la exposición al ruido en los entornos de ocio sea o haya sido ya perjudicial para su audición y señalan que también reduce su capacidad de disfrutar de tales entornos.  

Comisionada por la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA) para celebrar Mayo es el mes nacional para la salud del habla y la audición, la encuesta efectuada entre más de 1,000 adultos estadounidenses mayores de 18 años de edad muestra resultados sorprendentemente constantes en todos los grupos de edad.  

En total, al 41% de todos los adultos encuestados les preocupa que haber estado expuestos en el pasado a entornos de ocio pueda haberles perjudicado la audición y a más de la mitad (51%) les preocupa que la exposición futura sea perjudicial. Además, más de un tercio indicó que el ruido fuerte ha reducido su disfrute de las actividades fuera del hogar.  

La encuesta de ASHA revela que los bares, los clubes y los conciertos se consideran los lugares más ruidosos. Los cines y restaurantes se hallan también incluidos entre los lugares donde con más frecuencia los encuestados consideran que el ruido es molesto o es la razón por la que no visitan dichos establecimientos.  

Dos tercios de los encuestados considera que la sociedad en general se ha vuelto más ruidosa. Casi la mitad indicó que tiende a preferir actividades fuera del hogar en entornos de quietud o incluso de mucha quietud. Y más de una cuarta parte ha decidido no regresar a un lugar porque le pareció ruidoso. Sorprendentemente, la generación más joven encuestada, de 18 a 29 años, indicó el nivel más alto de insatisfacción con los niveles de ruido en los lugares públicos.  

"La buena noticia, basada en los resultados de la encuesta, es que todos los grupos de edad encuestados dieron gran valor a la salud auditiva", indicó Gail Richard, PhD, CCC-SLP, presidenta de ASHA del 2017. "Más del 80% de los participantes indicó que la condición de su audición es en extremo importante o muy importante, incluyendo casi tres cuartas partes de los encuestados entre los 18 y los 29 años. Esto sugiere una sólida apreciación fundamental de lo que se podría perder debido al ruido sin suficiente protección. Instamos tanto a los participantes como a los encargados de los lugares públicos a tomar medidas para proteger la salud auditiva en sus establecimientos".  

Medidas individuales de protección, pero es posible hacer más  

La mayoría de los encuestados (72%) informó haber tomado al menos una medida para limitar su exposición al ruido. Entre las acciones más comunes se encuentran alejarse de las fuentes de ruido, la decisión de visitar los establecimientos fuera de las horas punta y llevar tapones auditivos.  

Richard observa que hay otras medidas que puede tomar el público para protegerse. Estas medidas incluyen pedir que se reduzca el nivel de ruido en el establecimiento, descargar una de las aplicaciones de los teléfonos inteligentes para verificar el nivel del ruido e investigar de antemano el nivel de ruido antes de visitar un lugar (muchos de los sitios Web que reseñan comercios y restaurantes incluyen información sobre su nivel de ruido).  

Mensaje a los establecimientos públicos: El ruido no es divertido ni beneficia el comercio  

Los resultados de la encuesta sugieren que es hasta cierto punto la responsabilidad de los locales de controlar los niveles de ruido, lo que incluye bajar el volumen de la música y los altavoces y efectuar cambios de diseño para reducir el ruido ambiental. Los encuestados se mostraron también en gran medida a favor de una mayor educación a los consumidores y propietarios de negocios, y favorecieron que los locales tengan tapones auditivos a disposición del público, ofrezcan "zonas de protección para la audición" y cuenten con monitores que indiquen claramente los niveles "seguros/no seguros" de ruido.  

"Nuestra encuesta parece desacreditar la idea de que el público aprecie el ruido como parte de sus actividades de ocio", indicó Richard. "Esto debería constituir una clara advertencia para aquellos que creen que el ruido equivale a la diversión. En realidad, puede muy bien hacerles perder clientes y quizás no sea la mejor opción desde el punto de vista empresarial".  

Información sobre la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA-American Speech-Language-Hearing Association)
ASHA es la asociación profesional y científica que en ámbito nacional verifica las credenciales de más de 191,500 miembros y afiliados que son audiólogos; patólogos del habla y el lenguaje; científicos especializados en el habla, el lenguaje y la audición; personal de apoyo de audiología y patología del habla y el lenguaje; y estudiantes. Los audiólogos se especializan en prevenir y evaluar los problemas de audición y equilibrio, así como de brindar tratamiento audiológico, incluidos los auxiliares auditivos. Los patólogos del habla y el lenguaje identifican, evalúan y tratan los problemas del habla y el lenguaje, incluidos los problemas de deglución. 

ASHA Corporate Partners