COVID-19 UPDATES: Find news and resources for audiologists, speech-language pathologists, and the public. 
Latest Updates | Telepractice Resources | Email Us | Chat With Action Center

Diez maneras en que los niños con trastornos del lenguaje pueden mantener tanto la distancia física como la conexión social durante la pandemia del coronavirus

Los trastornos del habla y el lenguaje están entre las discapacidades más comunes que encaran los niños.

(Rockville, MD) El distanciamiento social (o con más precisión, el distanciamiento físico) presenta una nueva forma de vida durante la pandemia de COVID-19 y las personas de todas las edades encaran el reto de encontrar diferentes maneras de conectar socialmente. Sin embargo, para los niños con trastornos del lenguaje, que tienen dificultades para las interacciones sociales incluso en las mejores circunstancias, la distancia física que se ha establecido para prevenir la propagación de la pandemia puede ser especialmente difícil, indica la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA-American Speech-Language-Hearing Association).

Tener que refugiarse en casa está animando a las personas a encontrar formas ingeniosas y creativas de ampliar y fortalecer los vínculos sociales. Tanto niños como adultos utilizan plataformas de vídeo para jugar juntos, compartir socialmente y asistir a reuniones; compartir memes y chistes por medio de correo electrónico, medios sociales y mensajes de texto; asistir en línea a servicios religiosos, clases de acondicionamiento físico y lecciones sobre arte y música; y mucho más.

Sin embargo, es posible que los niños con trastornos del lenguaje no se adapten tan rápido como los demás. Los padres pueden ayudar a que sus hijos interactúen socialmente durante este periodo de la siguiente manera:

1. Tiempo frente a la pantalla. Si hemos de ser realistas, el uso de la pantalla aumentará mientras que las personas tengan que quedarse en la casa. Algunas investigaciones indican que los niños pueden sufrir retrasos del habla y el lenguaje debido al tiempo frente a la pantalla. Pero se pueden ver programas de televisión, películas y medios sociales de manera que se aproveche al máximo la interacción social. Siempre que sea posible, utilice estas tecnologías de manera interactiva: vean juntos programas y películas y coméntenlos (por ejemplo: ¿Quién es tu personaje favorito? ¿Qué crees que sucederá a continuación? ¿Por qué crees que el programa terminó de esa manera?). Pida que los niños compartan con usted sus personalidades de TikTok o juegos de vídeo favoritos.

2. Oportunidades de conversación. Aunque las familias estén juntas más que de costumbre, es posible que los padres se centren en las preocupaciones financieras, médicas, laborales y otras responsabilidades e inquietudes importantes. Sin embargo, pueden surgir excelentes oportunidades de conversación durante las tareas cotidianas, como cocinar y preparar la cena (ilustra cómo seguir pasos en secuencia) o las actividades tradicionales que las familias han redescubierto mientras todo el mundo se recoge en su casa (por ejemplo, los juegos de mesa brindan la oportunidad de hablar sobre cómo seguir las reglas y turnarse).

3. La lectura. Esta época de relativo aislamiento brinda más tiempo para la lectura. Pero no tiene que ser una actividad solitaria. Los miembros de la familia pueden leerse los unos a los otros y encontrar diferentes tipos de libros en línea. Los niños pequeños pueden jugar juegos de rimas y palabras. Los padres pueden hacerles preguntas a los niños de más edad para guiar su discernimiento y conocimientos (por ejemplo: ¿Qué pasó al principio, en medio y al final del relato? ¿Cuál es la trama principal? ¿Qué motivó a cada personaje?).

4. Compartir con los amigos y la familia. Es esencial subrayar la importancia de comunicarse con los amigos y la familia durante este periodo tiempo. Es posible que a los niños con trastornos del lenguaje se les dificulte más que a los demás la comunicación telefónica y vía FaceTime o Zoom. Los padres pueden practicar conversaciones de antemano y sugerir temas y posibles respuestas (por ejemplo, hacer comparaciones entre el clima en las distintas ciudades, hablar sobre las experiencias escolares en el hogar). También es buena idea invitar la participación de los demás hijos para que hablen sobre distintas maneras de ayudar a sus hermanos con trastornos del lenguaje.

5. Cómo explicar los cambios. Es posible que los cambios en las rutinas diarias sean especialmente difíciles para los niños que tienen problemas de comprensión y producción del lenguaje. Quizás escuchen noticias alarmantes o perciban la tensión de sus padres, pero no tengan la capacidad de hacer preguntas, expresar sus sentimientos o hablar sobre estos tiempos tan confusos. Los padres pueden definir nuevas palabras de vocabulario (por ejemplo, coronavirus, COVID-19, distanciamiento social, cuarentena, refugio en el hogar/en casa) y explicar los cambios en la rutina. También es buena idea establecer una nueva rutina, tanto como sea posible, y permitir que el niño participe en la toma de decisiones (por ejemplo: ¿Cuándo quieres que llamemos a los abuelitos? ¿Con qué amigo crees que hablemos hoy? ¿Qué quieres comer?).

6. La creatividad. Las clases de danza, música, arte y otras clases que los chicos habían tomado en persona serán ahora virtuales, y esto presenta una excelente oportunidad para continuar la interacción con esos amigos y maestros. También existen gran abundancia de tutoriales en línea sobre dibujo, cocina y mucho más. Entre las opciones para usar la creatividad y practicar las destrezas de lenguaje que no precisan el uso de la tecnología se encuentran: animar al niño a seleccionar diversos objetos en la casa y organizar su propia tiendecita, planificar una noche de campamento dentro de la casa (por ejemplo, hacer una lista de lo que necesitan, ideas sobre lo que quieren hacer), y planificar y plantar un jardín.

7. La actividad física. Los gimnasios, los entrenadores personales y los programas de acondicionamiento físico para la comunidad proporcionan contenido en línea. Los padres y los niños pueden utilizar estas actividades para sentirse más unidos y como temas de conversación (por ejemplo, diferentes tipos de ejercicios, la comida sana, la conexión entre la actividad física y el bienestar). O pueden aprender una nueva forma de ejercicio juntos por medio de programas televisados o descargados en línea (por ejemplo, yoga para la familia). Algunos vecindarios que favorecen las actividades en familia han organizado paradas en distintas casas para entrenamiento en circuito (cada parada indica un ejercicio diferente en la puerta de entrada o del garaje de la casa) para que las familias practiquen acondicionamiento físico y compartan una actividad social en el vecindario sin dejar por ello de mantener y respetar la distancia física.

8. El humor. Muchas personas han compartido o recibido memes y vídeos humorísticos relacionados con COVID-19 para aliviar la tensión y conectarse con los demás. Es posible que los niños con trastornos del lenguaje no logren aprovecharse de algunas de estas oportunidades de adaptación porque tienden a perderse los matices del humor. Los padres pueden explicarles los chistes o las anécdotas humorísticas para ayudarles a entender mejor. Las bromas son un método sofisticado de comunicación, ¡qué gran oportunidad de aprendizaje!

9. La organización. Algunas familias han emprendido proyectos para despejar y organizar el hogar que estaban pendientes desde hacía años. Estas actividades también brindan oportunidades para lecciones de lenguaje. ¿Qué objetos van juntos? ¿Recuerdas cuando te ponías esa ropa? ¿Todavía quieres jugar con ese juguete?

10. La comunicación aumentativa y alternativa (CAA). Algunos niños con trastornos del lenguaje utilizan la comunicación aumentativa y alternativa para ayudarles a comunicarse (por ejemplo, los tableros de letras y los comunicadores con salida de voz). Los padres deben asegurarse de que los niños estén utilizando los dispositivos de comunicación en casa en todo momento. Estos dispositivos no son sólo para la escuela.

Aunque sin duda éste es un momento difícil para todos, los padres pueden ayudar a los niños con trastornos del lenguaje a mantener distanciamiento físico seguro sin perder la cercanía social que es tan importante para su desarrollo.

Para más información visite https://www.asha.org/public/espanol/.  


ASHA Corporate Partners