American Speech-Language-Hearing Association

Los Derrames Cerebrales

[in English]

¿Qué es un derrame cerebral?

El derrame cerebral ocurre cuando una obstrucción o perforación arterial interrumpe el flujo de sangre al cerebro. Esta interrupción de la circulación de la sangre priva al cerebro del oxígeno necesario y causa la muerte de las células cerebrales afectadas. Cuando las células cerebrales mueren se pierde o incapacita la función de las partes del cuerpo controladas por las mismas.

El derrame cerebral puede causar parálisis o debilidad de los músculos, pérdida de sensación, problemas de habla y lenguaje, problemas de memoria y razonamiento, dificultades al tragar, problemas de visión y percepción visual, coma, e incluso la muerte.

¿Qué problemas físicos y emocionales pueden presentarse después de un derrame cerebral?

Entre las primeras indicaciones más comunes de un derrame cerebral se encuentran las siguientes:

  • debilidad o entumecimiento repentinos de la cara, el brazo o la pierna
  • confusión repentina, dificultad para hablar o dificultad para entender lo dicho
  • dificultad repentina en ver por uno o ambos ojos
  • problemas repentinos para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o pérdida de coordinación
  • repentino e intenso dolor de cabeza de causa desconocida

Si usted o alguna persona conocida experimentan alguno de los síntomas arriba descritos, llame a su médico o vaya a la sala de emergencia de inmediato.

Debido a la organización de nuestro sistema nervioso central, una lesión a un lado del cerebro afecta el lado opuesto del cuerpo. Con frecuencia, la persona pierde el movimiento o la sensación en el brazo o la pierna opuestos al lado del cerebro afectado por el derrame cerebral. Por lo tanto, si la persona sufre un derrame cerebral en el lado izquierdo del cerebro, puede experimentar debilidad o parálisis en la pierna y el brazo derechos. Esto dificulta las actividades de la vida cotidiana (como vestirse, alimentarse, bañarse, amarrarse los zapatos, etc.). También es común que la persona que sobrevive un derrame cerebral se canse con facilidad.

Después de un derrame cerebral, es posible que la persona pueda sólo ver los objetos que se hallen en ciertos lugares de su campo visual. También puede cambiar la percepción visual de los objetos comunes de la vida diaria. Los objetos pueden parecer estar más cerca o más lejos de lo que lo están en realidad, y ello hace que la persona derrame cosas en la mesa o se tropiece con los objetos al caminar. Algunas personas pueden perder la percepción del lado más débil y olvidarse o hacer caso omiso del mismo. En consecuencia, pueden tener problemas para leer porque sólo ven la mitad de la página. Puede que vistan sólo un lado del cuerpo pensando que están completamente vestidos. Esta negligencia unilateral es más común cuando existe una lesión del hemisferio cerebral derecho.

Las personas que sobreviven un derrame cerebral con frecuencia muestran emociones inapropiadas y fluctuaciones extremas del estado de ánimo. Pueden reírse de algo que no sea gracioso o llorar sin motivo aparente alguno. Esto es especialmente frecuente en la etapa temprana del proceso de recuperación.

Las personas que han sufrido un derrame cerebral pueden aparentar ser muy ensimismadas. Pueden demostrar una extrema necesidad de contar con una rutina muy fija y estructurada. Pueden frustrarse mucho con su incapacidad de comunicarse eficazmente, y esto puede causar ira y depresión.

¿Qué problemas de comunicación pueden presentarse después de un derrame cerebral?

Algunas personas experimentan disfunciones de lenguaje (afasia) después de un derrame cerebral que dificultan de manera considerable su capacidad de comunicación. Estas disfunciones varían dependiendo de la gravedad y ubicación de la lesión. Leer un comentario detallado de la afasia.

Las disfunciones de las destrezas de comunicación social (pragmática) pueden tener como resultado:

  • Dificultad con la secuencia de las ideas al relatar algo
  • Cambiar de tema de manera súbita, o "irse por la tangente" sin informar al oyente
  • Dificultad en turnarse al participar en una conversación
  • Problemas para atenerse al tema de una conversación
  • Dificultad en utilizar el tono de voz apropiado
  • Dificultad en interpretar los matices de una conversación (como el sarcasmo, el humor)
  • Problemas para "seguirle el paso" a los demás durante la interacción rápida
  • Reacciones inapropiadas: expresar demasiada emoción (reaccionar de manera exagerada), mostrarse impulsivo, o inexpresivo (sin emoción)
  • Tener poca o ninguna idea de las respuestas o acciones inapropiadas

El derrame cerebral puede algunas veces afectar la función motora oral. Pueden presentarse los siguientes problemas:

  • Los músculos de los labios y la lengua pueden presentar mayor debilidad (disartria) o menor coordinación (apraxia).
  • El habla puede ser menos clara.
  • Los músculos necesarios para respirar pueden debilitarse, afectando la capacidad del paciente de hablar a suficiente volumen como para que se le pueda oír en la conversación.

Los músculos pueden estar tan débiles que la persona no pueda hablar, y por lo tanto puede tener necesidad de utilizar sistemas aumentativos o alternativos de comunicación para poder expresarse (como por ejemplo un tablero de comunicación).

La debilidad muscular puede también limitar la habilidad de la persona de masticar y tragar con eficiencia (disfagia). Leer un comentario detallado de los problemas de deglución.

¿Qué disfunciones cognitivas pueden presentarse después de un derrame cerebral?

La cognición se refiere a las destrezas de razonamiento. Las dificultades cognitivas son comunes entre las personas que han sufrido un derrame cerebral en el hemisferio derecho, y su intensidad puede variar dependiendo de la ubicación y la gravedad de la lesión. Pueden presentarse los siguientes problemas:

  • No darse cuenta de lo que lo rodea
  • Falta de atención a las tareas por realizar
  • Dificultades con la memoria
  • Insuficientes destrezas de razonamiento
  • Insuficientes destrezas de resolución de problemas
  • Insuficiencia de funcionamiento ejecutivo (como establecer metas, planificar, iniciar tareas, concientización, autoinhibición, automonitoreo y autoevaluación, flexibilidad en el pensamiento)
  • Problemas de concentración cuando hay distracciones internas o externas (como mantener una conversación en un restaurante ruidoso, dividir la atención entre tareas o demandas múltiples)
  • Procesamiento más lento de nueva información
  • La memoria a corto plazo de algunos pacientes se ve afectada, lo que les dificulta el aprendizaje. Por ejemplo, algunas personas pueden tener dificultad en aprender las nuevas cosas que se les enseñe, como la manera más segura de entrar y salir de la silla de ruedas.

¿Cómo se diagnostica el derrame cerebral?

Los profesionales médicos diagnostican el derrame cerebral. Existen pruebas especiales que permiten a los médicos examinar el cerebro de la persona (estudio de tomografía computarizada o "CT Scan", estudio de resonancia magnética o "MRI") y que se utilizan con frecuencia para determinar dónde ha ocurrido el derrame cerebral y su gravedad.

El patólogo del habla y el lenguaje (también llamado en español logopeda, fonoaudiólogo, terapeuta del habla o foniatra) colabora con los demás profesionales médicos, el personal de rehabilitación y las familias para brindar una evaluación detallada y un plan de tratamiento específico para los pacientes que sobreviven un derrame cerebral. Este equipo puede incluir:

  • médicos
  • enfermeros
  • neuropsicólogos
  • terapeutas ocupacionales
  • terapeutas físicos
  • trabajadores sociales
  • maestros/patronos (cuando fuere necesario)

Para comunicarse con un patólogo del habla y el lenguaje, visitar ASHA's Find a Professional.

¿Qué otras organizaciones tienen información sobre los derrames cerebrales?

La lista no incluye todas las posibles organizaciones que publican información sobre el tema, e inclusión en la misma no constituye aprobación por parte de la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA, por sus siglas en inglés) de la organización ni del contenido del sitio.

Consultar también:

Share This Page

Print This Page