American Speech-Language-Hearing Association

Zogby International: Sondeo de adultos en México y Puerto Rico sobre el uso de los productos de audio personal con audífonos

Resumen

Informe completo del sondeo [formato PDF]

Es claro que existe en ambos países conocimiento del mayor riesgo de pérdida de audición debido al uso de los productos de audio personal. Este conocimiento es marginalmente superior para los participantes que residen en Puerto Rico, aunque en general los participantes mejicanos tienden a indicar hábitos de uso un poco menos peligrosos en este respecto.

Durante los meses recientes alrededor de la mitad de los participantes en cada uno de los países en que se efectuara la encuesta ha visto algo de información sobre este riesgo. Los grupos de servicios de salud interesados en el tema de la pérdida de audición son la fuente de esta información para una mayoría relativa de los participantes en ambos países. Los entrevistados en Puerto Rico parecen estar expuestos a esta información en una mayor variedad de foros ya que, comparados con los participantes mejicanos, el doble de ellos indica que las fuentes de información son los fabricantes de tecnología auditiva auxiliar y los fabricantes de los diversos equipos electrónicos mencionados en la encuesta. Existe probabilidad equivalente de que indiquen al gobierno local como la fuente de información.

La información es excelente o buena, de acuerdo a 64% de los encuestados mejicanos y 74% de los encuestados puertorriqueños. Poco más de un tercio de los participantes mejicanos considera la información satisfactoria o insuficiente, así como un cuarto de los participantes puertorriqueños. La información ha sido presentada con más frecuencia en televisión o en revistas en ambos países, y después de ellas los periódicos constituyen el método más probable de adquirir los conocimientos.

A pesar de que los participantes puertorriqueños parecen contar con más conocimiento del asunto, los participantes mejicanos parecen pensar más sobre los riesgos de pérdida de audición debido al uso o al mal uso de los productos de audio personal. Existe mayor probabilidad de que dos tercios de los mejicanos piensen sobre los riesgos de pérdida de audición debido al uso o al mal uso de los productos de audio personal porque han visto, escuchado o leído información sobre el tema. Once por ciento de los participantes mejicanos expresa menor probabilidad de pensar sobre estos riesgos. El doble admite que la información no los afecta en forma alguna. Cuarenta y cinco por ciento de los puertorriqueños piensa sobre los riesgos como resultado de la información obtenida. Un tercio de los puertorriqueños admite que es menos probable que piensen sobre el tema. Diecinueve por ciento admite que la información no los hace pensar en los riesgos.

El teléfono celular es el aparato electrónico más utilizado en ambos países; las computadoras portátiles les van muy a la zaga; y los iPods, reproductores MP3 y los reproductores CD portátiles cuentan con mucha menos popularidad. Los hábitos de compra que se reflejan en la encuesta parecen, sin embargo, marcar un cambio ya que casi cuarenta y cinco por ciento de los participantes mejicanos ha comprado un Walkman o reproductor CD portátil y un 45% ha adquirido otra marca de reproductor MP3. Las respuestas en Puerto Rico son mucho más bajas, el 27% de los participantes ha comprado un Walkman o reproductor CD portátil y 22% ha adquirido otra marca de reproductor MP3. Alrededor de un tercio ha comprado computadoras portátiles, y los iPods de Apple son igualmente populares: 31% de los participantes mejicanos y 26% de los puertorriqueños los han comprado. Alrededor de un cuarto de los encuestados en ambos países ha adquirido televisores y reproductores DVD portátiles. La mayoría de los productos fueron adquiridos por los encuestados en ambos países para su propio uso. Sin embargo los participantes mejicanos compran los productos para otro adulto mayor de 18 años con más frecuencia que los puertorriqueños. Los adolescentes entre los 16 y 18 años de edad son con más frecuencia los recipientes de estos productos en Puerto Rico que en México. El doble de los encuestados puertorriqueños indica haber comprado una computadora portátil para un adolescente entre los 16 y 18 años de edad.

La mitad o más de los encuestados en México usa el iPod, el reproductor MP3, el Walkman o reproductor CD y las computadoras portátiles entre 1 y 4 horas a la vez. Setenta y siete por ciento de los encuestados mejicanos usa el reproductor DVD o televisor portátil entre 1 y 4 horas. Un 30% de los encuestados mejicanos usa el teléfono celular durante esa misma cantidad de tiempo. Entre 40% y 50% de los puertorriqueños usa el iPod, el reproductor MP3, el Walkman o reproductor CD y las computadoras portátiles entre 1 y 4 horas a la vez. Usan los reproductores/televisores portátiles entre 1 y 4 horas un 57% del tiempo. Los encuestados puertorriqueños usan 30% del tiempo el teléfono celular con auricular entre 1y 4 horas.

Los encuestados mejicanos indican con mayor frecuencia el nivel de volumen como mediano, mientras que los puertorriqueños con frecuencia indican que escuchan a volumen alto (muy alto + bastante alto) o mediano.

La mayoría de los participantes en ambos países admite no haber comprador audífonos especiales para atenuar el ruido ambiental.

Marcadas mayorías en ambos países admiten inquietud sobre la pérdida de audición, incluida la pérdida de audición debida al uso de audífonos. Aunque los encuestados que indican sufrir síntomas de pérdida de audición quedan a 38% o por debajo de dicho porcentaje en ambos países. Parece ser, sin embargo, que como resultado de esta inquietud mayorías en ambos países tomarían medidas para prevenir la pérdida de audición, ya que mayorías tanto en México como en Puerto Rico indican que bajarían el volumen, comprarían audífonos especiales y reducirían el tiempo de uso de los productos electrónicos para prevenir la pérdida de audición. Incluso mayorías más abarcadoras sienten inquietud por la pérdida de audición de sus hijos y sólo el 8% de los mejicanos y el 16% de los puertorriqueños indican que no les preocupa.

Es más probable que los encuestados a los que les preocupa la audición de sus hijos los hagan bajar el volumen. Ochenta y dos por ciento de los mejicanos y 72% de los puertorriqueños están de acuerdo en que ésta sería la primera medida que tomarían. Comentar los peligros del uso de los audífonos le sigue muy de cerca a esta medida; 79% de los mejicanos que se inquietan por la salud auditiva de sus hijos seleccionaron esta medida, así como 61% de los puertorriqueños. Limitar la cantidad de tiempo que los hijos usan estos aparatos es también una medida popular entre la mayoría (64%) de los encuestados mejicanos, aunque sólo una mayoría relativa (48%) de los padres puertorriqueños haría lo mismo.

Y a pesar de que la mayoría de los participantes está de acuerdo con la aseveración de que “Es la responsabilidad de los fabricantes de productos de audio personal como los reproductores MP3 asegurarse que sus productos reduzcan al mínimo el peligro de pérdida de audición al incluir una advertencia sobre el peligro de pérdida de audición, instalar un regulador y hacer que sus productos sean sólo compatibles con los audífonos diseñados especialmente para reducir este riesgo”, es mayoría por un estrecho margen y poco más de la mitad está de acuerdo. Cuarenta y cuatro por ciento de los encuestados mejicanos y 41% de los puertorriqueños están de acuerdo con la aseveración que sugiere que tomar precauciones para evitar la pérdida de audición es una responsabilidad personal.

Share This Page

Print This Page